ConsumidoresEstrategiaNegociosOpiniónTodos los Artículos

¿Qué venden en realidad las marcas de moda?

Es sabido que nadie necesita tantas prendas como tiene en su placard, entonces:

¿Por qué compramos tanta ropa?

Los motivos son infinitos y no tienen que ver con la necesidad, sino con los deseos. El negocio de la moda no está inscripto en el mercado de las necesidades (como lo son el agua, las verduras y la carne) sino en el de los deseos. Vestirse con ropa “de marca” o “de diseño” no es una necesidad, es un deseo. (a lo sumo una necesidad es cubrirse y eso puede realizarse con cualquier cosa) El deseo que se asocia a la compra de moda tiene distintas aristas, por ejemplo:

  • Me siento bien, estoy feliz por una salida que me entusiasma con alguien que me interesa y me compro ropa.
  • Estoy triste por alguna situación desafortunada que transité y elijo comprar ropa a modo de autoindulgencia (Esto se vio mucho en pandemia)
  • Estoy entrenando y me siento bien con mi cuerpo y entonces me compro ropa que realce ese cambio que tanto esfuerzo me costó.
  • Estoy lejos del entrenamiento, aumenté un poco de peso y necesito sentirme mas a gusto y mas cómoda, entonces decido renovarme y comprar ropa.
  • Tengo una reunión laboral importante, y si bien tengo un outfit para la ocasión, decido comprar uno de mejor calidad porque me siento mas segura y quiero transmitir diferenciación no solo en mi exposición sino también desde mi imagen

Y así la lista sigue con muchos mas ejemplos de la vida cotidiana que todos conocemos y transitamos en algún momento. Entonces la pregunta que subyace es: ¿QUÉ VENDEN EN REALIDAD LAS MARCAS DE MODA?

Las empresas de moda no venden ropa ni accesorios, venden la posibilidad de un cambio. El consumidor cuando compra ropa quiere que la marca lo ayude y lo acompañe a transitar y plasmar ese cambio, que le diga a dónde lo va a llevar.

En el presente las redes sociales de las empresas de moda muchas veces se han transformado en un gran TV Compras; las marcas se olvidaron de lo mas importante: no venden ropa, no venden necesidades, venden deseos y posibilidades de transformación. El consumidor quiere que la marca le diga a donde lo va a llevar, no que le muestre un producto. Una analogía clara de esto podría ser: El consumidor está en la ruta haciendo dedo, y nosotros (la marca) paramos con el auto y en vez de decirle a donde lo podemos llevar, le mostramos una prenda sin decirle nada. En eso se transformaron las redes sociales hoy, en exhibición de productos que no conectan con las necesidades reales de los consumidores. Conectar con el público como marca hoy significa crear vínculos mas humanos. El consumidor busca que las marcas lo entiendan y lo acompañen; que lo reconozcan en su individualidad y le hablen de cómo lo van a ayudar en la transformación que quiere hacer, no que le muestren productos, porque hoy productos nadie necesita.

Daniela De Sousa Mendes