EstrategiaManagementMarcaMarketingNegociosTodos los Artículos

El Negocio de la Moda tiene un Enemigo

El negocio de la moda tiene un enemigo infame que si no se identifica y se combate puede hacer que la empresa desaparezca; este enemigo es EL RUIDO. El ruido mató mas ideas, productos y servicios que los impuestos, la inflación y los juicios.


No me refiero al ruido que hay dentro del negocio, sino al ruido que creamos como negocio
. Lo que muchas veces las empresas llaman marketing no es más que revoltijo y confusión esparcida por todos los canales de comunicación con el cliente y eso les está costando caro a las marcas. 


Lo que creemos que estamos diciendo a nuestros clientes y lo que nuestros clientes oyen en realidad son dos cosas distintas. Y los clientes toman decisiones sobre la base de lo que oyen, no sobre la base de lo que decimos. Si queremos conectar con nuestros clientes tenemos que dejar de apabullarlos con ruido y clarificar nuestro mensaje.


En otra nota hablé sobre el poder de las historias para vincularnos con nuestro consumidor. Las  historias son atómicas, son energía permanente y son la única cosa que puede cautivar la atención de un ser humano durante horas. Las historias son el mejor arma que tenemos para combatir el ruido, porque organizan la información de un modo tal que cautivan a la gente para que preste atención.


Las historias convierten el ruido en música. 
Técnicamente el ruido y la música se parecen, ambos se crean mediante ondas sonoras que viajan a través del espacio y hacen vibrar nuestros tímpanos. No obstante, la música es ruido que se sometió a ciertas reglas que permiten al cerebro implicarse a un nivel diferente. Si ponemos una grabación de un camión de basura mientras realiza la recolección, unos pájaros cantando y unos chicos llorando al día siguiente no vamos a recordar nada. Pero si ponemos una canción de los Beatles lo más probable es que la tarareemos una semana entera. 


El cerebro recuerda la música y olvida el ruido, del mismo modo que recuerda algunas marcas y olvida al resto. Evitar el ruido y la confusión  siempre fue un pilar importante en la estrategia para vincularnos con los consumidores, pero hoy no sólo es importante sino imprescindible, pensemos que la cantidad de estímulos publicitarios a los que están expuestos los consumidores a diario es de aproximadamente 2500. 

¿Por qué tantas marcas crean ruido en vez de música? Porque no se dan cuenta que están creando ruido. De hecho, creen que la gente está interesada en la información aleatoria que están lanzando al mundo. Por eso necesitan un filtro.

Uno de los sloganes más claros y directos, el de L´Oreal, “Porque vos lo vales”  

La esencia del branding es crear mensaje sencillos y relevantes que se puedan repetir una y otra vez, de manera que puedan dejar “una marca” en la consciencia del público.


Cuando consideres con detenimiento la historia en la que se basa la comunicación de tu marca lo vas a poder entender con más claridad. Tu marca debe ayudar a las personas a convertirse en una mejor versión de sí mismas. Todas las marcas relevantes participan en la transformación de sus clientes, que es exactamente lo que ellos quieren que hagan. Las marcas que participan en la transformación de la identidad de sus clientes crean fans de marca apasionados y conectan de una manera profunda y a largo plazo con sus consumidores ampliando la rentabilidad de las empresas.

El slogan más potente de todos los tiempos es el de una marca de indumentaria, Nike.

La perfecta conexión emocional y desarrollo del storytelling del slogan más potente de la historia es el complemento ideal para dejar en claro el mensaje de la marca y en cómo ésta ayuda a la transformación de sus fans 

Cuando una marca se compromete con el viaje de transformación de sus clientes ayudándolos a resolver sus problemas, está haciendo algo más que vender productos, está cambiando vidas, y cuando te importa más cambiar vidas terminás vendiendo más productos, así cierra la ecuación.

Los humanos pensamos más en historias que en hechos, números, ecuaciones y cuanto más sencillo es el relato, mejor.

Yuval Harari


Daniela De Sousa Mendes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *