EstrategiaManagementMarcaMarketingNegociosOpinión

Marca de Ropa vs Ropa de Marca

Me permito una historia personal para dar comienzo a esta nota. Estaba en la casa de Mili, una compañera de primer año de arquitectura, y mientras cada una armaba su proyecto en maqueta presencié esta conversación entre ella y su padre:



Mili: Pa ¿Me llevás mañana al shopping para comprarme un pantalón?

Padre: vamos al local de Ariel y te elegís uno ahí (un amigo que tenía local no muy conocido) 

Mili: no! no me gustan esos pantalones!

Padre: si son iguales a los del shopping ¿qué no te gusta?

Mili: no son de marca

Padre: ¿Cómo que no son de marca? Todo es de marca… !


Nos reímos los tres y a la semana siguiente Mili llevó su maqueta terminada y sus jeans del shopping.  El chiste del papá de Mili esconde algo interesante para analizar. Todo “tiene” marca pero todo no es “de” marca, y esta pequeña sutileza implica ampliar la rentabilidad para las empresas y obtener prestigio en el caso de los consumidores. 


Esta valoración –de marca- tiene que ver con un aspecto exclusivamente cultural que cambia con el tiempo. Ser algo “de” marca en aquella época (90´) era tener presencia en varios shoppings principalmente y una construcción constante en medios masivos con imágenes parecidas entre las distintas empresas.  Podríamos decir que las marcas en ese momento gritaban, porque les hablaban a todos. Hoy ser algo “de” marca es otra cosa, es tener voz propia, un punto de vista y una manera única de ser y estar en el mundo. Los productos “de marca” hoy no gritan, susurran a una audiencia determinada. No necesitan como condición sine qua non estar en gigantografías en las principales arterias ni tener varios locales en shoppings.  Las marcas que hoy “son de marca” para las audiencias tienen como mínimo alguna de estas dos características: un punto de vista único y conocer perfectamente a quiénes les hablan. 


Marcas con un punto de vista único y personal sobre el diseño, el mundo y la filosofía son, por ejemplo, Carzolglio, Kostume, Stella McCartney y Toms, entre muchas otras.

Toms y Carzoglio
Kostume y Stella Mcartney

Marcas que saben perfectamente a quién le hablan y por eso saben cómo comunicar y generan muy buen engagament con sus audiencias  son, por ejemplo, Complot, Guess, Gusmán, Anastasia Mónaco, entre otras.

Complot y Gusmán
Anastasia Mónaco y Guess

Marcas que tienen ambos componentes: un punto de vista propio y único y que, además, comunican eficazmente porque conocen perfectamente a su audiencia son Saint Laurent, Crocs, Supreme y Parade, entre otras.

Supreme y Crocs
Parade y Saint Laurent

Las marcas promedio que les venden a clientes promedio productos promedio están en extinción. Las empresas que creen que pueden transformarse en un faro cultural para los consumidores sin conocer realmente quiénes son, a quiénes les hablan y cuáles son las preocupaciones de esas personas no tienen posibilidad de prosperar hoy. Las prendas que producen, las celebridades, las historias y las promesas son intercambiables y podrían estar en esa o en otra marca y a los clientes les da igual. Si tu marca les da igual a las personas sos uno más. Si en un mundo de nichos tu marca generalista es una más, terminarás siendo una menos indefectiblemente. 


NdelR: Las notas que escribo no tratan de ensalsar alguna/s marca/s, sino, mas bien, mostrar costados luminosos para poder reflexionar acerca de lo que está pasando en los negocios. Lógicamente ninguna marca hace todo bien para tomarla como ejemplo absoluto, pero sí, hay muchas marcas que pueden ser un faro en algunos aspectos y es bueno reconocerlo.

Daniela De Sousa Mendes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *