CentennialsConsumidoresEstrategiainclusión y sociedadManagementNegociosNovedadesOpinión¿Por qué es importante que lo sepas?

El primer video musical “codificable” del mundo

Dentro de las disciplinas STEM (un acrónimo en inglés de science, technology, engineering y mathematics) las mujeres tienen mucha menos participación que los hombres. Con el objetivo de hacer más interesante el acercamiento a estas disciplinas Girls Who Code  realizó junto con la artista estadounidense Doja Cat un video que se puede intervenir el código de programación y modificar algunas partes.

En cuatro puntos de la versión DojaCode de Woman,  invita a los espectadores a editar fragmentos de código, lo que genera cambios en el video en tiempo real. Desde elegir un color de uñas para Doja Cat hasta hacer coincidir el cielo en pantalla con su zona horaria local, los usuarios son introducidos de manera divertida a CSS, JavaScript y Python. Una vez que finaliza el video, pueden compartir las escenas que han recodificado.

Si bien la codificación involucrada es bastante básica, DojaCode puede atraer a fanáticos de la música que de otra manera nunca considerarían la programación como una opción, lo que les permite sumergirse y experimentar el lado creativo de JS y Python. Como afirma Tarika Barrett, directora ejecutiva de Girls Who Code, muy pocas chicas “saben que pueden tener una carrera en informática y que puede abrir todo un futuro de posibilidades para nutrir sus pasiones”.

¿Qué es lo importante de esto?


Cada vez más se utilizan distintas técnicas para que los consumidores personalicen las experiencias o los productos. Nintendo ya permite a los niños programar sus juegos a través de la línea 
Game Builder. En la nota completa a Mario Pergolini, también comentaba que están haciendo pruebas con inteligencia artificial para que al mandar un tema al aire los usuarios escuchen personalizado uno que les guste a ellos, no el que suena en Vorterix necesariamente.


Entender esto multidimensionalmente es importante porque la personalización es una demanda creciente de las nuevas generaciones hacia las marcas, no importa cuál sea la industria, tanto entretenimiento, moda, alimentos como viajes, las personas quieren que las reconozcan como individuos con distintos hábitos, intereses y voluntades y no ya como una masa homogeneizable, rotulable y previsible a la que se le monologa en bloque y se espera que no participe.


¿Cómo las marca de moda podría lograr mayor interactividad y participación inmersiva de las audiencias en el storytelling o en el diseño de los productos? En principio no pensando en soluciones generales, de moda ni recetas copiadas. Es necesario más que nunca acercarse individualmente a las personas para que se interesen en la marca y la reconozcan en un mercado atomizado de propuestas similares. 

Daniela De Sousa Mendes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *