EstrategiaMarcaMarketingNegociosTodos los Artículos

¿Para quién es tu producto?

La calidad tiene una definición muy específica: ¿cumplió con los requisitos del cliente? Cualquier experiencia, producto o servicio que cumpla con esa condición se considera que es de calidad. Si no es así, no es de calidad.


Entonces, debemos empezar con “¿para quién es?” y comprender realmente al consumidor en 360º,  porque es posible que el cliente no sea quien creemos que es o no piense lo que creemos que piensa.  “¿Era un outfit para su fiesta de cumpleaños?” podría significar, “¿el usuario se sintió plenamente visto, empoderado y celebrado?” o podría significar, “¿se divirtió?” o podría significar otras veinte cosas mas.


La segunda pregunta que va junto con esto es “¿para qué es?”. Este producto, servicio o experiencia, ¿Para qué te lo compra el cliente? ¿Cuál es la transformación que realmente está buscando? ¿A dónde quiere que lo lleve la marca? Una vez más: tener esto claro es la única forma de mejorar lo que estamos haciendo.


Solo después de responder estas dos preguntas podremos profundizar en cómo ser más claros sobre lo que ofrecemos y a quién, además de cómo podemos hacer que nuestro producto sea más efectivo y eficiente.

Pero puede complicarse mas aun….
¿Qué pasa si hay más de un “quién”? ¿Qué pasa si en lugar de tratar de complacer a un cliente, tenes una variedad de clientes?  ¿Y si intentas rediseñarlo? ¿Qué elementos se pueden mejorar de tu producto?  ¿Y si tu empresa es más que una Pyme? ¿Y si es una gran empresa? ¿Dónde entran en juego los procesos, la gestión de la cadena de suministro y los sistemas?

Aun así tenemos que empezar por el principio: ¿Para quién es y para qué sirve?

Daniela De Sousa Mendes


Si te interesa saber mas de temas relacionados a este te dejo estos links de notas que escribí:

¿Qué venden en realidad las marcas de moda?

Nadie necesita tu producto

¿En qué negocio estás si vendes moda?